Niño hackea Instagram y se gana diez mil dólares

Jani, un niño finlandés de 10 años recibió 10,000 dólares por descubrir una falla en Instagram y se convirtió así en el receptor más joven en obtener una recompensa por errores de software por parte de Facebook después de descubrir una vulnerabilidad que le permitía eliminar cualquier mensaje en la app.

El niño prodigio, que vive en Helsinki, según reporta la publicación finesa Iltalehti, descubrió que podía alterar el código en los servidores de Instagram para obligarlos a borrar las palabras de los usuarios. “Habría sido capaz de eliminar a cualquiera, incluso a Justin Bieber”, dijo al diario.

Facebook dijo a Forbes que Jani verificó su informe al borrar un comentario que la compañía publicó en una cuenta de prueba. Un portavoz confirmó que la falla había sido corregida a finales de febrero y la recompensa de 10,000 dólares pasó a manos de Jani en marzo.

Recientemente se han encontrado algunos errores graves en el código de Instagram. No todos han sido recompensados, como en el caso del investigador Wes Wineberg, que descubrió errores “impactantes”, en diciembre de 2015 que le permitieron tener acceso a una enorme cantidad de datos internos de Instagram. Facebook creía que Wineberg fue demasiado lejos para probar su punto, negando a Wineberg una recompensa.

De acuerdo con la última actualización de Facebook, el programa de recompensas de errores ha otorgado más de 4.3 millones de dólares (mdd) a más de 800 investigadores de todo el mundo. En 2015, pagó 936,000 a 210 investigadores por un total de 526 informes. Aunque muchos hackers estadounidenses y europeos han presentado sus descubrimientos, los investigadores de India han dado a conocer más errores que en cualquier otro país. El anterior ganador más joven de una recompensa tenía sólo 13 años.

Dado el buen comienzo de Jani, podría convertirse en un hacker de sombrero blanco notable. Él dijo a los medios de Finlandia que empezó a aprender las habilidades de un hacker viendo videos en  YouTube y ahora quiere unirse a la industria. “Sería mi trabajo ideal. La seguridad es muy importante.”

Al igual que cualquier niño sensible, Jani planea gastar sus ganancias en el futbol y en una bicicleta nueva.