Rusia queda fuera de los Juegos Olímpicos de invierno
Festival Pitic

Rusia queda fuera de los Juegos Olímpicos de invierno

Deportes
TIPOGRAFÍA

rusos

El equipo olímpico de Rusia ha quedado fuera de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur, al ser exhibido por dopaje sistemático en maneras previamente inimaginables. 

Algunos atletas rusos podrán competir como individuos, portarán un uniforme neutro y los registros siempre mostrarán que Rusia ganó cero medallas.

La sanción confirma que la nación es culpable de ejecutar un extenso programa de dopaje respaldado por el gobierno. La estrategia se compara tal vez solo con el famoso programa realizado por Alemania Oriental durante las décadas de los sesenta, setenta y ochenta.

Ahora el mundo del deporte esperará la reacción de Rusia, después de que algunos funcionarios rusos han amenazado con boicotear si el Comité Olímpico Internacional les daba una sanción tan fuerte.

El presidente ruso Vladimir Putin parecía predecir un boicot a la Olimpiada de Pyeongchang desde que su política exterior en años recientes ha estado basada en la premisa de que ha rescatado a Rusia de la humillación causada por el Occidente tras el colapso de la Unión Soviética.

Su vocero, Dmitri Peskov, ha dicho que no existía ningún plan de boicot antes del anuncio. Sin embargo, la noticia se dio a conocer a altas horas de la tarde en Moscú cuando una reacción inmediata por parte de los funcionarios era poco probable.

En la prohibición al equipo olímpico ruso, los funcionarios olímpicos dejaron la puerta abierta para algunos atletas rusos. Aquellos con historiales de exámenes antidopaje rigurosos pueden solicitar permiso para competir con uniformes neutros. Aunque se desconoce exactamente cuántos podrán obtener el permiso, se sabe con certeza que el contingente de Rusia se reducirá de manera importante. En algunos deportes —como el biatlón y el esquí de fondo, en los que Rusia se ha desempeñado con excelencia y las violaciones relacionadas con drogas han sido diversas— podrían no tener ningún representante.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), ha dicho que está perturbado no solo por el gran engaño, sino también por cómo fue realizado: al corromper el laboratorio olímpico que estuvo a cargo de las pruebas antidopaje en los juegos olímpicos y por órdenes de los propios funcionarios olímpicos de Rusia.

En una detallada operación nocturna en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, un equipo formado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte manipuló con más de cien muestras de orina para esconder evidencia del uso de esteroides de atletas destacados durante el transcurso de la competición. Más de dos decenas de atletas rusos han sido descalificados de los resultados de Sochi y los funcionarios olímpicos todavía analizan los resultados afectados y retiran las medallas.

En los próximos juegos, dijo Bach el martes, una ceremonia especial será el marco de la reasignación retroactiva de medallas a ganadores de Sochi.

La decisión de este martes podría tener enormes consecuencias para otro principal evento deportivo, el Mundial de Rusia 2018 que cuentan con una inversión de 11.000 millones de dólares. Uno de sus principales organizadores, Vitali Mutkó, el vice primer ministro de Rusia —y quien era el ministro de Deporte, Turismo y Juventud durante los Juegos Olímpicos de Sochi— recibió una sanción vitalicia por parte del COI.