Conmociona homicidio de joven a manos de su novia

Conmociona homicidio de joven a manos de su novia

Seguridad
TIPOGRAFÍA

argentinos2

Un mensaje de amor fue lo último que escribió la joven argentina Nahir Galarza, en su cuenta de Instagram antes de dispararle en dos ocasiones a Fernando Pastorizzo, privándolo de la vida.

Nahir Galarza pasó la mayor parte del pasado viernes 29 de diciembre en la fiscalía de Gualeguaychú, primero como testigo y después para confesar un crimen que sacudió a esa ciudad de la provincia de Entre Ríos.

La joven, estudiante de abogacía – fue la última persona que vio con vida a Fernando Pastorizzo, quien tenía 21 años.

En un principio sólo había declarado ser testigo del asesinato pero confesó haber sido quien disparó con el arma de 9 milímetros de su papá, un oficial de nombre Marcelo Galarza.

Aún cuando los investigadores no la tenían en el radar de la escena del crimen, Galarza hasta despidió a su ex pareja por las redes sociales con un mensaje conmovedor.

"5 años juntos, peleando, yendo y viniendo pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre mi ángel", fue el texto, acompañado por una foto de los 2, que difundió en la red social.

Galarza fue internada en el área de Psiquiatría del hospital Centenario, pues supuestamente se encontraba en shock, aunque muchos amigos cercanos confesaron que la joven tenía una fijación con su pareja al cual ya había amenazado de muerte por intentar terminar la relación tóxica que llevaban.

Por su parte, el padre de la joven y dueño del arma homicida (que era su arma reglamentaria como policía) dijo a los medios que su hija no es un monstruo y que ellos están perdiendo una hija, así como la familia Pastorizzo perdió un hijo.

Su padre la defiende

"Mi hija no es un monstruo, lo digo porque es una chica que no tiene el perfil de ser nada de lo que se cree, ni siquiera fuma, nunca tuvo problemas de adicción. Fue educada dentro de lo mejor que se le puede dar", dijo entre lágrimas Marcelo Galarza, padre de la joven.

El hombre enfatiza que su hija y Fernando tuvieron una relación extraña, recalcando que a pesar de que los jóvenes sostenían una relación desde que tenían 15 años, la acusada nunca lo presentó ante su familia como su novio.

También asegura que en varias ocasiones hubo testigos de que el chico la golpeaba y en una ocasión, durante un chequeo medico en el hospital, al cual la llevaron sus padres, encontraron que Nahir tenía la entrepierna "en carne viva" y sufría de numerosos golpes en la espalda.

"Ella entrenaba, y el chico del gimnasio le preguntaba qué pasó y ella decía que se había caído de la escalera" compartió ante los medios.

Además de que compartió que la chica era hostigada constantemente por el fallecido, resaltando que una vez que ella fue a presentar un examen, tras finalizarlos encontró en su celular cerca de 100 llamadas perdidas de Fernando.

El padre de la detenida cuenta que su hija nunca le comentó de ningún maltrato que recibiera, tal vez por miedo a involucrarlos o de que apresaran a su pareja. También pidió disculpas al la familia del joven asesinado, puesto que es una situación lamentable para ambas partes.

"Yo lo lamento mucho [...] Creo que ella no quería que yo tuviera problemas y tomó la peor de las decisiones".