Así se les escapó el Chapo... otra vez

Así se les escapó el Chapo... otra vez

Seguridad
TIPOGRAFÍA

Mucho se especuló este fin de semana con la noticia del viernes sobre las heridas sufridas por el Joaquín Guzmán Loera al huir de elementos de la Marina en la Sierra de Sinaloa. Algunos portales "informativos" incluso aseguraban que el capo había muerto.

La verdad es que en su afán de escapar de un grupo de élite de la Secretaría de Marina que acababa de encontrarlo en un rancho en el que se ocultaba cerca de Cosalá, en la sierra grande Sinaloa, el Chapo corrió y cayó al fondo de un barranco. 

Información publicada en el portal www.razon.com.mx, señala que funcionarios del gabinete de seguridad del Gobierno federal revelaron que en su rodar cuesta abajo entre rocas y maleza, el capo se golpeó el rostro.

Los marinos que trataban de atraparlo alcanzaron a verlo a lo lejos con la cara ensangrentada. Pero no podían seguir tras él, pues se enfrentaban a tiros con escoltas del narcotraficante.
En la caída, el líder del Cártel de Sinaloa se lastimó también una pierna a tal grado que, cuando intentó levantarse, ya no pudo hacerlo, así que dos de sus hombres tuvieron que ayudarlo para que lograra escapar.

Según reportaron los elementos de la Marina que estaban en el operativo, cada uno lo tomó de un brazo, él se apoyó en ellos y así avanzaron hasta llegar a una camioneta todo terreno y juntos huyeron de ahí. Los miembros de las Fuerzas Federales ya no pudieron seguirles el paso.

Desde el viernes las autoridades dijeron que las heridas sufridas por el narcotraficante “no fueron producto de un enfrentamiento directo”, pero al no dar detalles se dio pie a muchas especulaciones.