Cumple con hechos 950 x 290

Vértigo, cuando todo te da vueltas sin parar

Vida y Salud
TIPOGRAFÍA

vertigo

Ciudad de México. 31 de enero de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- El vértigo, en todas sus variantes, puede ser un padecimiento tan incapacitante para el paciente, que trastorna su vida al grado de hacerle casi imposible cualquier actividad, porque la sensación de mareo persiste aun con los ojos cerrados.

El vértigo y mareo son dos síntomas, es decir, no son diagnósticos y sí sensaciones, explicó el doctor Jorge Madrigal Duval, director médico del Centro de Vértigo y Mareo.

Cuando los pacientes refieren que sienten que las cosas están dando vueltas, hay pocas estructuras que pueden provocar esa sensación, por lo que se puede determinar que es vértigo. En el caso del mareo, son muchas más sensaciones que pueden ser muy diferentes entre sí, dijo Madrigal Duval.

Para el diagnóstico correcto de los pacientes, se tiene que hacer un interrogatorio y cuestionario bastante profundo y así poder, específicamente, saber qué es lo que sienten y encontrar la causa. “Tenemos que entender lo que el paciente está tratando de referirnos, porque son sensaciones muy difíciles de describir”, agregó.

Errores en el diagnóstico
Para Elisa, una mujer que padece vértigo, lo más difícil fue encontrar a un médico que supiera sobre el tema, “la mayoría de los médicos no sabe y te da diagnósticos equivocados”, ya que no hay una especialidad única que se encargue de ver a los pacientes con este tipo de síntomas.

“Si la causa viene del oído, le toca al otorrinolaringólogo; si la causa viene del cerebro, le toca al neurólogo, y si un paciente tiene un mareo debido a ansiedad, le tocaría al psiquiatra”, comentó el doctor Madrigal Duval.

Algunas personas que van al médico por mareos recurrentes no son atendidas como se requiere, pues en ocasiones los doctores no están capacitados para diagnosticar y tratar estos problemas, aseguró Jorge Madrigal Duval.

“Tuvimos una paciente de 43 años que había sido tratada en un centro médico grande y catalogaron su problema como del sistema nervioso central, es decir, del cerebro. La reciben en neurología y le hacen una tomografía en donde no encuentran nada, por lo que la regresan al servicio de origen y la dan de alta”.

Esta paciente, según relató el doctor Madrigal Duval, llegó al Centro de Vértigo y Mareo tres meses después de que la habían dado de alta. Finalmente, una resonancia magnética revelaría que tenía varias lesiones severas por esclerosis múltiple, enfermedad neurodegenerativa que causa parálisis progresiva.

“El problema es que si por protocolo mandan a hacer tomografías, las lesiones cerebrales que pueden causar vértigo y mareo no salen en una tomografía”.

El proceso de diagnóstico incluye pruebas auditivas y de la vista, dijo Jorge Madrigal Duval, y tiene una metodología diagnóstica muy específica que es muy poco común en la medicina general, desde preguntas sobre hábitos y preferencias relacionadas con el equilibrio hasta pruebas con cámaras para revisar los movimientos oculares.

Vértigo postural paroxístico benigno
El tipo más común de vértigo es el vértigo postural paroxístico benigno (VPPB), padecimiento relacionado con el oído interno, el cual no pone en riesgo la vida.

En el oído interno existen unos sensores de rotación que son los que perciben los giros de la cabeza; existen tres sensores de rotación en el oído, cada uno por cada plano de movimiento posible de la cabeza.

Cuando es VPPB, los otolitos se desprenden y caen en los canales que detectan los planos de movimiento de la cabeza, por lo que los pacientes cuando giran la cabeza perciben un giro a toda velocidad. "Es un vértigo de duración corta pero es sumamente intenso”, explicó el doctor Madrigal Duval.

El tratamiento consiste en una maniobra terapéutica con el objetivo de acomodar los cristales de nuevo en su posición. Las causas que pueden desencadenar el VPPB son varias, siendo la edad la principal, pues es mucho más frecuente a partir de los 40 años.

“El VPPB es algo que se quita completamente con una maniobra física, el alivio es inmediato, pero también puede volver cualquier día, sin previo aviso".